coleo

Es normal, aún, ver grandes pancartas invitando a “eventos” de Toros Coleados, y lo más triste es que muchas veces son, auspiciados incluso por gobernaciones y alcaldías, y me cuesta entender.  Aunque sé que la naturaleza humana es algo impredecible, qué pasa por la cabeza de quienes por un lado apoyan la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica Libre y en Cautiverio, publicada en Gaceta Oficial N° 39.338 del 3 de enero, y por otro lado sigan apoyan una actividad que no tiene otra razón de ser que la de disfrutar el sádico placer de hacer sufrir un animal en pro de demostrar, según el propio folclore, quienes son los más “valientes y osados” jinetes para ganarse la admiración de las damas. Incluso se pretende decir que es un deporte nacional porque existen un reglamento que asigna puntuaciones a los jinetes según maltraten más o menos al animal, es decir, por ejemplo hay lo que llaman “Campanilla” donde el toro debe ser tumbado de costado (pegando la paleta en el suelo) girar sobre su lomo y quedar sobre el otro costado, y volver a girar sobre su lomo para finalizar sobre el otro costado. Esto le da al valiente jinete 25 puntos en la primera zona y 15 puntos en la segunda zona, porque se demarcan zonas, incluso hay una zona muerta donde no se puede tumbar al toro para “evitar que el animal sea maltratado innecesariamente”. Hay otros movimientos como Campana, Costado, Cuartos Traseros y Remolino, este último equivalente a tres campanas y es con la que se obtiene el mayor puntaje: 30 puntos en primera zona y 25 puntos en la segunda zona, es decir la propia “batuqueada” al animal, donde el toro seguramente debe dar 6 vueltas, 2 flip flop con mortal adelante nalga extendida.

 

Muchos son los defensores del Coleo por significar parte de nuestro folclore y probablemente sea parte de él, pero eso no justifica que se siga practicando o ¿acaso en nombre del folclore y las tradiciones no vamos a evolucionar en pensamiento? ¿Quién dice que las cosas se deben seguir haciendo como antes porque esa es la tradición? En la antigüedad, en Roma, los luchadores usaban guantes de metal con clavos para mutilar al adversario y la lucha era a muerte, esa era una tradición. Las corridas de toros son una tradición en España, México y muchos países…pero ¿eso justifica que jamás sea exterminada esa práctica sangrienta para entretener a sus fanáticos? Y por favor ya basta de la excusa de decir que si comes carne de res eres partícipe paralelo de la muerte de un animal. No es lo mismo matar por la necesidad de alimentarse que matar con la única intención de disfrutar de una faena donde se mata poco a poco, de la manera más dolorosa a un animal, además he de agregar, con el ventajismo más vil. Normalmente el toro antes de salir al ruedo ya es “picado” es decir, herido con arma punzopenetrante para quitarle bravura.

 

Si nos guiáramos por la tradición no habría evolución intelectual, moral, política, económica ni social, me da risa los “encierros” que pasa Televisión Española desde distintas ciudades de España donde eso es una “tradición” y siempre comento con mi esposa: “eso es lo que llaman primer mundo?”. ¡Qué macho debe sentirse que un toro de esos te “coja” por una nalga y te cornee. Coño, es que precisamente si de algo sirve la historia es para revisar en qué carajo nos equivocamos y hacer correcciones. También en Roma era una costumbre al celebrarse un matrimonio, el cual no siempre contaba con la anuencia de la novia, la presencia de testigos para su consumación. La noche de bodas se desenvolvía como una violación legal con vouyeristas a montón. Entonces en favor de la tradición y haciendo honor al folclore los italianos deberían seguir haciendo lo mismo, pero para hacerlo un deporte de honor, los asistentes darán puntuaciones a los amantes según las posiciones que adopten. Es decir, la tradición en apoyo a la barbarie.

Hay que migrar mentalmente, un poco tarde la gente se entera que a la velocidad conque se destruye el ambiente al planeta le queda poco…poquísimo tiempo y aunque algunos países desde hace tiempo se preocupan por conservar el ambiente, por reciclar, es ahora que un gran grupo comienza a considerar esta opción. Lo más irónicamente cómico es que por ejemplo Estados Unidos, quien es un dedo acusador por excelencia, quien decide: quien apoya al narcotráfico y quien no, quién defiende derechos humanos y quien los viola, quién contamina y quién no, es uno de los países donde se consume y trafica más droga en el mundo, es donde las garantías individuales son a menudo violadas (sobretodo a los extranjeros quienes viajan a ese país…por no empezar a mencionar Guantánamo ni las guerras y guerritas que se fabrican en honor a la paz) y adivinen, Estados Unidos se retiró del Protocolo de Kioto en el 2001 debido a que el presidente George W. Bush, argumentó que éste dañaría gravemente la economía de su país. QUÉ BOLAS. Es decir, los demás que no quemen, ni talen ni contaminen..pero nosotros si, para seguir viviendo el American Way of Life para que muchos sigan creyendo en el American Dream.

La naturaleza del ser humano de por si, libre de todo consciente, es cruel, hasta violenta y a veces pienso que quienes asisten a corridas de toros, mangas de coleo o peleas de gallos de alguna manera buscan drenar una violencia interna original que de otra manera podría manifestarse en contra de la sociedad o hasta en su entorno familiar, pero al final, me niego a creerlo, estoy seguro que hay otras maneras de hacerlo, hay muchas otras actividades gratificantes, yo jamás llevaría a mis hijas, quienes tienen un profundo amor por la vida y por los animales, a observar un espectáculo de estos… usted llevaría a sus hijos en nombre de la tradición y el folclore?

Aunque a muchos le parezca contradictorio, maltratar por placer a un animal es INHUMANO.

Víctor

mayo 24th, 2015 at 9:55 pm
One Response to “Tradiciones Inhumanas”
  1. 1
    Ivette Says:

    excelente victor…